Cortázar


No aceptar
otro orden que el de las afinidades,
otra cronología que la del corazón,
otro horario que el de los encuentros a deshora.