big bang tic tac voilá!

Y finalmente se supo que somos un mero accidente en medio de la nada. En un universo con tanto tiempo disponible, es altamente probable que ocurran cosas. La vida, por ejemplo. Sólo que como no llegamos a comprender lo intemporal porque nuestro mundo está construido en base a dimensiones y en función del tiempo, no nos es posible pensar que podamos estar acá por accidente. El espacio no sabe de límites ni de medidas. Vivimos en mundos inventados por el Hombre, explicados con naturaleza y ojos de Hombre. Desde este punto de vista se potencia la idea de que somos seres de verdad únicos, irrepetibles, extrañamente afortunados de existir, y al mismo tiempo finitos y fugaces, consecuencia del azar y de la causalidad en medio del vasto vacío del cosmos. A lo mejor es tan simple como eso. Sólo que hay mucho miedo de mirar.

La imagen es de Terescópica