merecer o no merecer

En una de las sesiones, Mary, mi terapeuta, me contaba que hay personas que llevan marcado a fuego el rótulo de que no valen nada impuesto por su familia y a lo largo de la vida se les hace difícil sentir que merecen progresar o que nada bueno les pase. Como consecuencia andan por la vida despojándose de todo y viviendo con lo básico y elemental. Un paciente de Mary heredó un dinero que le alcanzaba para comprar una casa y sin embargo vagaba de casa en casa con su bolsito a cuestas y así vivía y así dormía, un día acá y otro día allá, llevando consigo el dinero sin poder gastarlo porque incoscientemente creía no merecerlo. Cuando las noticias hablan de las personas "sin techo" no sé si contemplan estas historias. Esta persona, yo misma , otros que conocí a partir de mi experiencia y mucha gente hoy sin hogar, se ha autoexcluido de sus ambientes familiares no necesariamente por falta de recursos económicos y en acto producto puramente del inconsciente.